Leyes de Educación

Esta semana he tenido una invitación para subir al despacho del jefe: esta circunstancia puede parecer trivial para muchos, pero en el contexto en el que nos movemos dentro de mi claustro, con bastante familiaridad,se convierte en un hecho, como mínimo, inaudito.

Sientate, por favor y lee“, me dice mi jefe y me alarga una copia de la LOE, aquella en la que se describe los contenidos que deberá tener el nuevo bachillerato y que habrá que implantar el centro para el curso del 2008. En realidad, ya sabía de que iba el tema. El tema es que la asignatura que imparto, Tecnologías de la información, la informática como la llaman mis alumnos, no aparece por ningún lado. ¿te das cuenta? continua mi jefe, de momento la LOE no dice nada de tu asignatura. Habrá que esperar a la aparición del decreto que regule los contenidos en la Comunidad de Madrid, pero de momento empezaremos a pensar en como reubicarte. ¡Madre mía! no me lo puedo creer…

Busco por la red a ver si mis compañeros están haciendo, diciendo ALGO…. y , efectivamente, la La Plataforma Nacional de Asociaciones de Profesores de Informática (PNAPI) parece que se ha pronunciado al respecto públicamente. Lo podéis leer más detalladamente en Aula21, dónde el amigo Paco se hace eco de esta noticia. También me he encontrado con una página titulada “Informática en la educación“, que recomiendo visitar a los colegas que impartan esta asignatura.

Soy consciente de que existen un amplio número de docentes que cree que las TICs no deberían enseñarse como una asignatura sino de manera integrada en el currículum del resto de materias. Y, si me apuráis, y pensando en la educación de mis hijos, esta solución podría ser bastante óptima. Sin embargo, hay que ser realistas y entender lo lejos que estamos de llegar a esa situación. Comparemos la situación que se está generando con la informática con la asignatura de inglés: sería estupendo que todos pudiéramos disfrutar de colegios bilingües para nuestros hijos, y que todos los docente fuéramos capaces de dar el salto y estar preparados para impartir nuestras respectivas materias en los dos idiomas; pero hoy por hoy, aunque estemos convencidos de la bondad de la solución, aunque existan numerosos profesionales que ya están preparados para afrontar este cambio escénico, aunque muchos ya han dado el paso y lo han llevado al aula ¿podrían prescindir nuestros alumnos de sus clases de inglés el curso que viene?

El dotar a los alumnos de bachillerato de competencias en el área tecnológica me parece fundamental; todos deberían saber manejar ciertas herramientas con la misma soltura que un bolígrafo o un libro, incluso más. La tarea que tenemos los docentes de informática ante nuestros ojos es de lo más variada y presenta numerosos aspectos , algunos de ellos por resolver. Encontrar, identificar, analizar, manipular, ordenar, presentar, valorar toooooda la información que podemos obtener a través de las nuevas tecnologías es un trabajo arduo.

Los docentes somos los responsables de transmitir y comunicar, de enseñar con nuestro ejemplo, como se deben usar las nuevas tecnologías. retomo aquí un discurso, que algunos ya me habéis escuchado, y sobre el que sigo insistiendo: es urgente y necesaria la elaboración de una ¿deontología informática?  ¿código de comportamiento? que no se puede dejar en manos del sentido común de los chicos y chicas que pueblan nuestras aula.

En fin, me gusta impartir esta asignatura. Sinceramente, creo que lo que enseño en mis clases es algo útil, pero, esta humilde opinión parece que no es compartida por los señores que nos gobiernan. No me convencen ni unos ni otros, ¿no deberían ponerse de acuerdo en materia de educación?… pero claro, una ve la tele, oye las noticias, escucha discursos y , sinceramente, se me cae el alma a los pies.

Quizá termine enseñando matemáticas, física, horticultura o historia de la ciencia ¡quien sabe! las vueltas que da la vida y las que están dando nuestras leyes educativas.

Otras direcciones:

Asociación de profesores de informática de Madrid