Autor: yalocin

Sesión 1 de formación. Claustro de bachillerato

Este curso hemos arrancado con una jornada de formación en el claustro de bachillerato el mismo día que se inauguraba el curso 2017-2018. Esta sesión trataba de enlazar con el trabajo de reflexión que se hizo en julio para incluir el trabajo por competencias y la Educación para el desarrollo de la mano de JyD; y, pr otro lado, pensar juntos en el proyecto interdisciplinar de este curso. Empezamos recordando entre todos lo que significa APS y que características debe tener un proyecto para ser APS y nos centramos en elaborar de manera conjunta un mapa de empatía de...

Read More

Clase 1 ¡empezamos!

Pues ya es oficial, ya hemos empezado el curso 2017-2018. El primer día de clase siempre me resulta agotador, entre pasar listas, el tener tantos pares de ojos clavados en mí, y los nervios del inicio hacen que , a pesar de que este es mi curso número 20, termine por los suelos. Este curso tengo tres grupos de primero, la tutoría con el grupo de sociales y u grupo de segundo. Muy numerosos. Contenta porque al ser una optativa mi horario, y mi sueldo, dependen del número de alumno y un poco horripilada de ver que en algunos...

Read More

Reapertura

Muchos años desde mi última entrada. Pero aquí estamos, otra vez, de vuelta al blog. En realidad nunca me marché… Nuevo curso, nuevos propósitos: uno de ellos es este que hoy comienzo. Escribir un diario de aula. Se admiten apuestas 🙂    ...

Read More

Escuelas conectadas. Escuela en red.

A modo de introducción…   Escenario 1. Subo al metro. Miro a mi alrededor: me encuentro con una multitud de personas absortas en sus pantallas. Diferentes dispositivos, pero actitudes similares. Un chico habla a gritos por su micrófono, se pierde la cobertura y parece estar poseído. Me hace gracia. Caigo en la cuenta de que casi nadie lleva lectura en papel. Escenario 2. Llego a casa. Mis chicos están en el salón. Uno juega a la Play con alguien que se ha dejado el micro abierto y sus voces se escuchan en la habitación. En la mesita está el ipod touch con el whasap pitando intermitentemente. El portátil abierto emite música, imagino que de Spotify. Mientras, mi hija está absorta mirando su móvil: ¿qué leerá con tanto entusiasmo?  Whatsaap,  twitter , tuenti, facebook… cualquier cosa.. de repente se levanta y sale pitando ¡he quedado para dar una vuelta! Escenario 3. Voy a una conferencia. Entre los asistentes la mayoría lleva tableta, móvil o portátil. Detrás de la  mesa del ponente se pueden ver dos pantallas para mostrar simultáneamente el twitter y la presentación. Pienso: diferencias y similitudes que hay en este espacio con mi clase. Escenario 4. De camino a casa paso por un parque en el que se suele hacer botellón. Un grupo de chicas están sentadas, apiñadas en el único banco que hay en los alrededores. Todas...

Read More

Desde Madrid a Cádiz…pasando por Ayerbe

Vuelve a casa vuelve por…Julio Para mí Julio es el fin del año: acaba el curso, me despido de Madrid, vuelvo a casa y tengo la sensación de entrar en un paréntesis extraño, en el que dejo de ser nas cosas para ser otras. Esta tarde, sentada en la orilla, viendo la misma bahía, el mismo atardecer de mi niñez recupero la calma interior, el sosiego necesario para poder contemplar las cosas con calma y de manera reflexiva. A esta orilla he llegado, puntualmente, todos los años de mi vida. En ella siempre he conseguido reencontarme conmigo misma. Los últimos años he llegado a la orilla cansada: el final del curso, las notas, los exámenes, las reuniones finales del claustro me dejaban exhausta por dentro y por fuera. Necesitaba alejarme de todo para recuperar las energías y las ganas de volver a empezar un nuevo curso. Para afrontar con ilusiones renovadas a los nuevos habitantes de mi aula era obligado esta desconexión o reseteo como yo lo llamo. El año pasado, sin embargo, estuve en Roa. Y aquello marcó mi final de curso: el compartir experiencias, poner caras a los blogs amigos, las risas, el encuentro en una palabra, obraron el efecto mágico de resetarme de inmediato, de recobrar la ilusión gastada de tanto usarla, de “recargar las pilas”. Al llegar a mi orilla, el año pasado me traje...

Read More