Tengo un “hermano” colombiano: el excepcional profesor Juanma Cuevas, del colegio de la Enseñanza de Bogotá. ¡Quién me lo iba a decir!


A mediado de Julio nos propusieron a los ganadores del concurso de Educared de este curso participar en una segunda parte del certamen, pero con carácter internacional. En este segunda parte, cada grupo de alumnos se ha hermanado, mediante sorteo, a otro grupo colombiano, argentino, brasileño o chileno.

El objetivo es participar en una experiencia cooperativa y colaborativa cuya herramienta de trabajo es el blog.

Esta semana pasada, coincidiendo con la celebración en Madrid del cuarto congreso internacional de Educared, nos hemos conocido todos los profesores que participamos en esta iniciativa. Así, nos hemos juntado unos veinte profesores, cuatro por cada país participante. La experiencia personal ha sido irrepetible y única. Una vez más, el encontrarse cara a cara con un amigo conocido en la red a través de su trabajo, correo, chat, y demás ha resultado ser increíble. En estos días compartidos con un grupo de profesores tan diverso, culturalmente hablando, y tan cercano en formas de entender la educación ha sido realmente estimulante.

Por otro lado, hablando de la experiencia en el aula, con los chicos, tengo que decir que me están asombrando. Como la herramienta que tenemos que usar en el concurso no estaba disponible hemos empezado a trabajar en blogger. Una vez que hemos centrado y repartido el trabajo, hemos emparejado a los chicos de los dos grupos y dado las pautas generales están caminando, prácticamente solos. de hecho, y para nuestra sorpresa , esta semana en la que , físicamente ni Juanma ni yo hemos estado en clase, el blog, como podéis ver, ha seguido su curso con las entradas y comentarios del grupo de chicos españoles y colombianos.
Algunas conclusiones rápidas de esta primera fase, aunque hasta el 15 de Noviembre no se dará por finalizada la experiencia:

  • la comunicación por escrito entre dos personas que no se conocen de nada resulta, al principio, algo complicada. Sin embargo, empezar a conocer a alguien por sus trabajos publicados en la red y sus formas de trabajar hace que no tengamos prejuicios a la hora de valorar al otro: no nos influye su tono de voz, su forma de mirar o su aspecto por ejemplo, te concentras en lo más importante de la otra persona sus formas de pensar y de hacer.
  • El lenguaje es muy importante, pero he necesitado un diccionario español-colombiano ya que algunas expresiones no tenía ni idea de lo que significaban . Por ejemplo: nada más conocerme el sr. Juanma me hizo “una mamadera de gallo” ahí queda eso 😀
  • Los chicos se han entendido a la primera, sin nuestra intervención. Incluso han adoptado algunas formas de escribir entre ellos que a los profesores nos ha llamado la atención: por ejemplo la manía de intercalar mayúsculas y minúsculas, alguno lo escribió así en una de las entradas del blog y los demás lo han imitado. Me resulta curioso.
  • Desde luego creo que hemos conseguido eliminar los prejuicios de ambos grupos: los colombianos veían a los españoles como los invasores prepotentes que le dejamos el país hecho unos zorros y nosotros tenemos una imagen bastante distorsionada de Colombia.