A modo de introducción…

 

'Lascia stare l'email e usa il telefono.' photo (c) 2011, paz.ca - license: http://creativecommons.org/licenses/by/2.0/

Escenario 1. Subo al metro. Miro a mi alrededor: me encuentro con una multitud de personas absortas en sus pantallas. Diferentes dispositivos, pero actitudes similares. Un chico habla a gritos por su micrófono, se pierde la cobertura y parece estar poseído. Me hace gracia. Caigo en la cuenta de que casi nadie lleva lectura en papel.

Escenario 2. Llego a casa. Mis chicos están en el salón. Uno juega a la Play con alguien que se ha dejado el micro abierto y sus voces se escuchan en la habitación. En la mesita está el ipod touch con el whasap pitando intermitentemente. El portátil abierto emite música, imagino que de Spotify. Mientras, mi hija está absorta mirando su móvil: ¿qué leerá con tanto entusiasmo?  Whatsaap,  twitter , tuenti, facebook… cualquier cosa.. de repente se levanta y sale pitando ¡he quedado para dar una vuelta!

Escenario 3. Voy a una conferencia. Entre los asistentes la mayoría lleva tableta, móvil o portátil. Detrás de la  mesa del ponente se pueden ver dos pantallas para mostrar simultáneamente el twitter y la presentación. Pienso: diferencias y similitudes que hay en este espacio con mi clase.

Escenario 4. De camino a casa paso por un parque en el que se suele hacer botellón. Un grupo de chicas están sentadas, apiñadas en el único banco que hay en los alrededores. Todas tienes las dos manos ocupadas: en una sujetan un vaso y en la otra el móvil. Hablan, teclean, ríen…

 

 Sociedad conectada. Sociedad en red.

¿Reconoces los escenarios anteriores? Seguro que se te ocurren muchos escenarios similares en los que el hilo común es que en nuestra vida diaria estamos interconectados, “enchufados”como dicen algunos. Sin casi darnos cuenta estar conectados a través de la red se ha vuelto algo cotidiano, común, lo hemos incorporado a nuestras vidas como un elemento más de nuestra existencia.

He comentado algunos ejemplos, pero la lista puede ser interminable: programas de televisión, oficinas, autobuses, conciertos, exposiciones, bares, quioscos de prensa, en cualquiera de estos espacios nos encontramos con la posibilidad de interactuar con otros y de conectarnos, de opinar y de participar de la conversación.

Pero ¿qué pasa en nuestras escuelas? ¿qué pasa en nuestras aulas?

¿Nuevas tecnologías? ¿Pedadogías emergentes?

Desde que aterricé en esta profesión, hace dieciocho años, estoy escuchando hablar de la revolución que supone, o debería suponer, la introducción de las nuevas tecnologías de la comunicación en el aula.

La realidad en la que me muevo me cuenta otra historia: las TICs ya no son nuevas, y por sí solas no tienen capacidad de cambiar el aula. Se puede seguir haciendo lo mismo de la misma manera con otras herramientas. Está totalmente demostrado.

activas

Por otro lado, hay un debate muy interesante sobre formas diferentes de aprendizaje que intentan preparar a los estudiantes para la sociedad en la que vivimos y que se engloban dentro de las llamadas metodologías activas. En esta línea nos encontramos con el aprendizaje cooperativo, aprendizaje basado en problemas y el aprendizaje-servicio., propuestas muy a tener en cuenta y que se están empezando a implantar en algunos centros y por algunos docentes. En esta línea es muy interesante el trabajo de Alfredo Hernando en Diseñando la esuela del siglo XXI: design thinking e innovación educativa.

Escuelas conectadas. Escuela en red.

  • ¿Qué pasaría si conectamos nuestras aulas a la red?
  • ¿Qué podemos conseguir si incorporamos los dispositivos móviles en nuestra práctica diaria en el aula dentro de nuestros proyectos?
  • ¿Qué pasaría si aplicamos estas nuevas formas de enfocar el aprendizaje, PBLs, APS, ABP, IM,  con escuelas interconectadas entre sí?

Con pasión

El tándem  formado por el uso de nuevas metodologías en las que se incorporen de manera transparente la tecnología es una apuesta esperanzadora.

Nos queda mucho recorrido por hacer aún: hay experiencias de aula y buenas prácticas documentadas, pero están aisladas, sin conectar con el proyecto educativo del centro.

Por otro lado existen en la red  diversas categorizaciones de herramientas y aplicaciones que intentan orientar al docente sobre sus posibilidades didácticas, ( la taxonomía de Bloom o la rueda de la padagogía ) Sin embargo se echa en falta un estudio riguroso de como unir de manera eficaz y transparente las posibilidades que nos brinda la web 2.0 y los dispositivos móviles con  las metodologías activas de aprendizaje.

Y, por supuesto, hace falta un debate en profundidad de como evaluar los procesos de aprendizaje, planteando y respondiendo a las cuestiones de cuándo, quién y cómo se debe realizar dicha evaluación. No sería coherente cambiar el método y las herramientas sin cambiar la evaluación.

Muchos retos por asumir, muchas preguntas que contestar pero, sin lugar a dudas, un momento emocionante en el que tenemos infinitas posibilidades para trabajar juntos, conectados, y en el que el cambio de modelo educativo es posible.


Este curso tengo la suerte de participar como profesora  en el Curso de verano 2013 Educación conectada: la escuela en tiempos de redes, que forma parte de los cursos de verano para profesores organizados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Universidad Menéndez Pelayo. El curso lo coordinan José Luis Cabello y Carlos Magro.Tendrá lugar en la Sede de la UIMP en A Coruña, del 3 al 6 de septiembre de 2013, de acuerdo con este programa.

Mis compañeros de curso son un lujo:  David ÁlvarezJuan Sánchez MartosVíctor CuevasLorena Fernández, Urko FernándezJulen IturbeTíscar LaraJosé Luis Cabello y Carlos Magro

También son muy aplicados 😉 y han escrito algunos artículos relacionados con los contenidos que se van a impartir, te aconsejo su lectura:

Y si quieres estar al tanto de lo que se va diciendo y haciendo el curso cuenta con lista de twitter, hashtag #REDucación y un  Grupo de Diigo con recursos sobre el curso.