Hace unos meses descubrimos en la blogosfera educativa que también en nuestra comunidad surgen “espabilaos” que tratan de aprovecharse del trabajo ajeno. En este caso se trataba de plagiar al planeta educativo de Aulablog.

Parece mentira. Este curso estoy trabajando de nuevo en el aula con lo blogs y siempre dedico un rato a hablar sobre Trolls, anónimos, plagio, licencias, respeto y educación. Vamos, en como hay que comportarse de manera educada y respetuosa en la blogósfera. Y es verdad, que a veces, si uno no hace la reflexión puede cometer fallos debido a la ignorancia. De eso se trata: nuestra labor tiene que ver con enseñar, pero mucho más con educar.

Lo que es inadmisible es que un docente o educador se dedique de una manera tan sucia a plagiar el trabajo ajeno y suplantar una identidad. No tengo palabras.

En este caso tampoco podemos disculparle con la excusa de la ignorancia: me costa que muchos compañeros le han solicitado que se les retire de su lista de sindicados y no se les ha hecho ni caso. Me costa que se le ha pedido con mucha educación que le cambie el nombre a su agregador para evitar confusiones y, nuevamente ha pasado de todo y ahí está: orgulloso de su villanía. ¿Qué pretende? no tengo ni idea. ¿Qué se puede hacer? Tampoco lo sé. De momento volver a denunciar esta actuación de tanta falta de ética y ejemplo de mal hacer.

Contra el planeta educativo impostor