fuegos

Fuegos artificiales.

No tienen utilidad, sólo hacen ruido, nos emboban porque llaman la atención y nos atontan los sentidos. Mientras suenan no se oye nada más, no se ve nada más, imposible seguir una conversación, sólo mirar al cielo y apartarse de lo que se estaba haciendo.

Eso es lo que me parece a mí todas las noticias que estoy escuchando estos días de comienzo de curso: fuegos artificiales.

¡Pim! ¡hay que replantearse la autoridad de los profes!
¡Pam! ¡las tarimas es la solución al control de la clase!
¡Pum! ¡vídeos, telediarios, profes, educadores, padres, gente, ¡todos a opinar!

Sólo son fuegos artificiales. Mucho ruido, grandes titulares, horas de tertulianos en la tele, rellenos del telediario, entrevistas a políticos…

No voy a opinar, creo que paso.

Yo no se si mi clase es una escuela 2.0 o 1.0, yo si tengo tarima, ya estaba cuando llegué y el inconveniente más gordo es que alguna vez estoy a punto de darme algún leñazo que otro,  y a mis alumnos les tuteo y me tutean y confieso que cuando me enfado les llamo de usted. En los primeros días se informa de las normas básicas y de los criterios de evaluación y funcionamiento de las diferentes materias y todos estamos de acuerdo en lo que es de sentido común para que la convivencia funcione.

Hemos empezado las clases y, ahora mismo, lo más importante son los alumnos y alumnas de mis clases: ellos no van a esperar a la siguiente ley de educación, ellos no se beneficiarán ya de un posible y necesario pacto de educación, para ellos no llegarán los portátiles de los de quinto de primaria, ellos tienen que lidiar con el comienzo de curso, con mi tarima, con la red que funciona a trompicones, con las ocurrencias de su profesora, con las normas de un centro nuevo, con sus amigos, con sus cambios hormonales, con su hoy.

Por eso es necesario centrarse en el aula, nadie va a venir a preguntarme que me parece las últimas ocurrencias de mi presidenta de la comunidad pero si soy responsable de que mis alumnos y alumnas aprendan y aprovechen su tiempo.

Hoy estoy revisando la encuesta que he pasado a mis alumnos de primero de bachillerato y estos son algunos resultados:

  • han contestado el cuestionario 115 alumnos
  • 114 tienen ordenador en casa (99%)
  • 110 dispone de conexión ADSL (96%)
  • 98 ha cursado informática en cursos anteriores (85%)
  • 94 no conoce linux ni lo ha usado nunca (82%)

Además, les he pedido que elaboren una breve  crítica personal sobre el impacto que tiene la Informática en nuestra sociedad, y me he encontrado con estas reflexiones:

“Día a día al informática forma parte de la vida de más personas. El número de ancianos y niños que aprenden a usar los ordenadores cada vez es mayor al igual que el número de ordenadores en los hogares. Es importante saber usar un ordenador para cualquier trabajo, cada vez lo exigen más.

“Hace apenas unos años no existían ordenadores y todo era más complejo y lento, pero gracias al descubrimiento de la informática podemos hacer multitud de cosas desde casa que pueden llegar al otro lado del planeta en muy poco tiempo, como comprar, mandar un correo, inscribirse en cursos… Hoy en día estamos familiarizados con las tecnologías y poco a poco vamos descubriendo cosas nuevas que nos harán llegar a convertirnos en un mundo más moderno. Pero por desgracia mucha gente no tiene esa suerte, la de tener ordenadores, y tenemos que cambiar eso para que una parte de la sociedad no se quede estancada.

“La informática es el futuro de nuestra sociedad. Cuanto mas avanzamos, cuanto más creamos, la informática va adquiriendo fuerza en nuestro mundo. Sin este concepto en nuestra era actual en la que leer y escribir ya esta demasiado sentado, sin informática ya empieza uno a ser analfabeto, a cerrarse puertas e incluso a perderse en una era próxima.”

La informática cada vez tiene más importancia en la actualidad ya que para obtener información, para realizar transferencias bancarias o simplemente para pasar el rato el ordenador es una buena opción, facilita el trabajo con hojas de calculo y la buena presentación de trabajos, y si se sabe manejar de una manera avanzada es una herramienta muy útil.”

“También hay un impacto negativo ya que cada vez más personas pasan mucho más tiempo delante del ordenador que practicando alguna actividad o solamente charlando con sus amigos.”

Tengo más, todos han opinado y la mayoría lo ha hecho escribiendo correctamente. Me han hecho reflexionar en como han cambiado mis alumnos en esto catorce años.

Está claro: han cambiado. ¿Cómo no voy a cambiar mi materia?

Creo que tenemos el poder de cambiar las cosas y que debemos ejercerlo. Lo creo. Pero debemos hacerlo desde nuestras aulas, educando, transmitiendo, sembrando, acompañando.

No se si veremos los resultados, pero habrá que tener fe en nuestro alumnado, ¿cómo si no?

Foto CC: http://www.flickr.com/photos/12296861@N03/3476126746