Leo en Reddocente una entrevista a Tony Bates, miembro fundador de la Open University y colaborador con la Universidad Oberta de Catalunya (UOC). Me ha parecido muy interesante. Dice algunas cosas con las que estoy totalmente de acuerdo:

“El error que comete mucha gente, particularmente en el sector del negocio del e-learning, es ver esta enseñanza primero como contenido. Es más que eso, es proceso. No es sólo colgar información, es interactuar con el instructor para saber que lo estás haciendo bien. Cambia el rol del profesor, no se le elimina. “

Hace ya algunos años que compagino mi labor docente en el aula con el e-learning. Llegué a esta actividad de la mano de Cisco y desde hace cinco años doy clases regularmente de CCNA. Más tarde, hice pinitos con otros cursos semi-presenciales con Forintel y desde hace dos años uso la plataforma de Moodle para mis clases de bachillerato.

Desde el primer momento la plataforma de Cisco me fascinó. El método de trabajo impuesto por Cisco a sus Academias es un método semi-presencial, en el que se combinan las prácticas y algunas explicaciones puntuales con la versatilidad que te da disponer los materiales de consultas y exámenes vía telemática. En esta plataforma se unían varias características que son las que marcan, a mi entender, la diferencia entre una herramienta útil o no:

  • La calidad de los materiales y el cuidado puesto en su presentación y organización.
  • Fiablidad de la plataforma.
  • Apoyo constante al instructor al que se le obliga a pasar por el mismo proceso formativo que al alumno (con algunas exigencias más y de manera periódica).
  • La cantidad de tiempo empleado en las horas de prácticas es muy importante siendo estas obligatoriamente presenciales.
  • uso de herramientas de simulación efectivas que consiguen que el alumno pueda practicar por su cuenta y hacer que sus horas presenciales sean más efectivas.
  • Actualización constante de contenidos adaptándose rápidamente a los cambios del mercado.
  • Facilidad para compartir dudas, experiencias y materiales con otros instructores.

Estoy convencida de la bondad del e-learning entendido como herramienta de apoyo a las clases presenciales:la figura del profesor o instructor me parece indispensable. Relacionado con esto, recuerdo un artículo de Anibal de la Torre en el resumía muy bien algunas de las características de este nuevo rol del profesor.

Por supuesto, herramientas como Moodle hacen que sea muy fácil llevar este modelo al aula. Los chicos responden perfectamente a esta manera de entender la clase y tardan muy poco tiempo en familiarizarse con la herramienta.

Otras de las ventajas de esta plataforma es su amplia y dispuesta comunidad. En los últimos días nos anunciaban de un nuevo proyecto para elaborar la documentación de Moodle en castellano. Este nuevo proyecto se llama MoodleDocs y el trabajo se hace usando el formato wiki.

Estoy convencida de que el futuro está en el trabajo colaborativo y en la creación de redes sociales aunque la famosa brecha digital, de la que tanto se habla, sea una realidad hoy por hoy.