La semana anterior a las vacaciones mantuvimos una reunión en la inspectoría de Madrid los profesores y/o encargados de mantener la red del colegio y sus “circunstancias”. Estuvimos representantes de unos diez centros de la zona centro El objetivo de la reunión era tomar el pulso a la situación actual del mantenimiento de la red y de la infraestructura informática de los colegios.

Resumen de lo que allí se dijo:

  • las redes de los centros han crecido en general de manera caótica y cada uno “se las ha apañado” como buenamente ha podido y ha sabido: no existe la planificación.
  • Muchos de estos profesores tienen horario completo y, algunos, tutoría por lo que las tareas de mantenimiento tienen que hacerla sacando tiempo “extra”.
  • Se usa mayoritariamente Windows, aunque existe cierta tendencia hacia linux. En la mayoría de los centros se usan ya o se está valorando el uso de herramientas libres.
  • Los métodos de autenticación de los usarios varía según el centro, aunque el uso de dominios es habitual.
  • Se ve la utilidad de tener una página web del colegio como un portal de acceso aunque las soluciones existentes no son muy satisfactorias.
  • En general el resto del profesorado es reacio a implicarse en el uso de las TICs y en muchos casos no se sienten seguros con los chicos en el aula de informática ya que no saben como reaccionar ante los imprevistos.

      Lo que quedó muy claro es la necesidad de poner orden. En este sentido me parece que la administración nos lleva mucha ventaja: en general la figura del coordinador TIC parece ampliamente aceptada y lo que es más importante, funciona.

      Pienso que mientras que la dirección no se implique totalmente y se tome en serio el mantenimiento de las infractucturas informáticas(tanto hardware como software), es imposible plantearse el uso generalizado de las TiCs en el aula. Y el camino comienza por tomarse en serio el trabajo que realizamos los profesores que, por unos motivos u otros, nos hemos encontrado con esta responsabilidad y la hemos asumido. Es fundamental definir claramente, como ya han hecho algunas administraciones, la figura del coordinador TIC, sus competencias y obligaciones y por supuesto, valorarlo en tiempo y en dinero.

      Mientras tanto seguiremos apagando cada uno nuestros fuegos particulares con el riesgo permanente de quemarnos en el intento.