Pues sí. Ya pasó la noche de entrega de premios en la ceremonia más extraña que he vivido nunca: como un avatar dentro de Second Life.

Confieso que nunca me han gustado los juegos por ordenador y esto de SL me parecía (y me sigue pareciendo) una versión sofisticada de juegos como Los Sims y similares. No contaba con lo divertido que me iba a resultar meterme en una piscina privada con Lourdes y Alejandro, irme de mercadillos con las chicas (Lu, Lourdes y Leonor) y los bailes que nos marcamos en la disco … hasta que me expulsaron de la aplicación y terminé en la estratosfera o más allá 😆

baile en SL

La ceremonia tampoco tuvo desperdicio con ese Jesús bailando a lo loco, Lourdes queriendo que nos portáramos bien, las pintas que teníamos todos, el gorila-matón que nos vigilaba y mis hijos alucinados a mi lado sin perderse detalle del “juego de mamá”.

Pero lo más increíble es la cantidad de simpatías, mensajes de apoyo, posts, comentarios, visitas y apoyos recibidos por todo nuestro entorno. No ha faltado nadie: familia, amigos, profesores blogueros y no blogueros, alumnos, conocidos, simpatizantes, admiradores, y hasta los los que pasaban por allí, todos han animado y, re-votado, a nuestro querido tinglado.

Toda una experiencia, sin duda.

Os dejo alguna de las fotos que tomé, aunque mi preferida es el baile que se marcaron el Sr. Morriseyy la Sra. Trafalgar 😉

Second Life